Inicio > Newsletter > Estrategias de monetización en la economía digital

Estrategias de monetización en la economía digital

Estrategias de monetización en la economía digital

Hay que empezar a ver la monetización o el cobro de productos y servicios por algo bueno, muy en contra de lo que mucha gente pueda pensar.

Vender algo es simplemente un intercambio de valor.

Tú ofreces algo que pueda ayudar a mejorar la vida de una persona y esta te da dinero como método de valor.

La integración efectiva de tecnología en las estrategias de monetización, es clave clave para el éxito en el entorno digital actual.

Te voy a explicar lo que aprendí durante años sobre la monetización en Internet.

Por cierto, esta semana he lanzado la comunidad WPOptimizers, en la que aprenderás a optimizar WordPress en comunidad, con formación unificada, soporte semanal en vivo y más.

Hay cursos de WPO para WordPress, gestionar clientes de WPO, configurar un SMTP en WordPress y pronto habrá formaciones de SEO, seguridad y más.

Comprende a tu audiencia

El mayor error que se comete a día de hoy en la economía digital es no crear una audiencia, crearla de forma equivocada o no aprovecharla.

Si no creas una audiencia, no venderás nada, porque en Internet el mayor valor es la atención.

Otro error muy común es el crear una audiencia equivocada y aquí debes de diferenciar entre audiencia de entretenimiento y audiencia de valor.

La audiencia de entretenimiento es la que tiene alguien que se dedica al simple hecho de entretener, pero es más complicada a la hora de monetizar, si no es con publicidad, patrocinios, afiliación, etc.

La audiencia de valor es la que te sigue porque le aportas valor y esta sí que puedes monetizar mediante productos, servicios, etc.

Y otro error es haber creado una audiencia, como todo el trabajo que requiere y no saber aprovecharla, por no haber empezado por tener una estrategia clara.

Como puedes ver, tan malo es una cosa, como otra.

Elige un modelo de monetización

Puedes monetizar casi cualquier cosa teniendo algo claro y es que la economía se está volviendo digital first.

O sea, la primera interacción siempre va a ser mediante un dispositivo.

Una vez que tienes claro esto, puedes vender productos físicos, ebooks, cursos, membresías, servicios, afiliación, publicidad y más.

Sé lo que te digo porque he vendido de todo menos productos físicos y hoy día la gestión de productos físicos se hace de forma digital, así que no ha diferencia entre vender un ebook que se descarga o vender un libro físico que el envío está automatizado.

Mi experiencia es que los servicios de precio medio alto son los que te dan los ingresos de forma más rápida, así que es por donde empezaría a día de hoy.

Y los complementas con productos, que con más fácil de automatizar y delegar, lo que te deja un flujo de ingresos pasivos.

Te recomiendo diversificar ingresos, como hago yo actualmente con mi formación y servicios.

Puedes vender lo que quieras, pero te recomiendo tener el control de la plataforma de ventas, como por ejemplo usar WordPress.

Requiere más tiempo, gestionar tu web y demás, pero tienes el control total y lo puedes integrar prácticamente con todo.

Optimiza la conversión

Es marketing hay una norma clara: Es más fácil duplicar la conversión, que el tráfico.

Debes centrarte en mejorar la conversión todo lo que puedas.

Empezando dando una buena experiencia de página a los usuarios con una web rápida, de ahí que volqué mi conocimiento de WPO en mi libro WPO para WordPress.

Teniendo una marca personal o corporativa fuerte que dé confianza, haciendo que la web sea fácil de navegar para que encuentren lo que necesita, hacer ofertas, etc.

Cualquier mínimo cambio que hagas en un texto o en el rendimiento de la web, puede mejorar la conversión drásticamente.

Un ejemplo es que los grandes de Internet como Google, saben que la conversión puede aumentar hasta un 20% por cada 1 segundo menos de carga web.

Y como se suele decir en marketing, lo que no se mide no se puede mejorar.

Da valor a largo plazo

Aunque cada día hay más facilidades a la hora de crear una audiencia, esta audiencia se va de un día para otro.

Un ejemplo de ello es la lista de correo a la que envío este email.

Si la persona que lo lee ve que ya no es de su interés, bien porque ya tiene otras necesidades o porque ya no es lo que espera, no tardará en darle al botón de baja.

Pero si aportas valor cada día en redes sociales, en tu lista de correo, respondes las dudas que te manda por email (en mi caso muchas que recibo cada día), serás la primera opción elegida para el día que lo necesite.

Después de años de experiencia, he aprendido que no hay nada más gratificante que ayudar a los demás.

Si además, esto se convierte en tu sustento de visa, pues mucho mejor.

Invierte en tu yo del futuro

Decía una frase que si piensas en el futuro sufres ansiedad, si piensas en el pasado sufres depresión.

Yo soy muy de ir olvidando el pasado y centrarme en el presente, pero con un ojo mirando un poco el futuro.

Para mí, algo que siempre va a tener futuro es la tecnología y lo puedes ver si echas un vistazo a cómo ha cambiado tu vida en pocos años.

De tener un teléfono por cable, a tener un ordenador muy completo en el bolsillo y pronto con inteligencia artificial.

Si la economía se vuelve cada vez más digital y lo digital es prácticamente todo web, tengo claro que tengo que estar al día de la web y por supuesto la Web3.

En mi caso y aunque hay muchos regalitos llamados airdrops que te dan por usar las nuevas aplicaciones Web3, soy de un perfil más tranquilo y prefiero hacer inversiones a largo plazo.

Mi estrategia a largo plazo es simple: 50% de ingresos para necesidades básicas, 30% para disfrutar y 20% para inversión, que a día de hoy es todo a Web3.

Ya te contaré más cuando lance la comunidad Web3 que estoy planteando.

Haz de la tecnología tu amiga

Algún día te contaré mi experiencia en otros trabajos y no precisamente de Internet.

Yo también pasé por la construcción, camarero y hasta trabajé en una tienda durante años.

Tienes 2 opciones: abrazar la tecnología o dejar que te sustituya.

Yo he elegido la primera y actualmente te escribo desde mi casa sentado en el ordenador con un té caliente, en vez de estar en un tejado a 20 metros de altura a -5 grados.

Espero que te haya gustado.

Un abrazo.

Raúl.